Blue Valentine (2010)

Blue Valentine (2010), el acertado destape del director Derek Cianfrance, premio del Jurado Joven del Festival de Gijón, y nominada al Óscar a la mejor actriz, Michelle Williams.  Hay que reivindicar la actuación de Ryan Gosling -un actorazo-  que base asus esfuerzos e interpretaciones, debería aunque al final solo quedó en deseo, una nominación al Óscar por esta tremenda interpretación.

Blue Valentine nos muestra una trama de amor-desamor de Dean (Ryan Gosling) y Cindy (Michelle Williams), que se enecunetran en una relación de seis años, los cuales se han marcado por una apasionada historia de amor. Y ahora, ya no todo es color de rosa por lo que su amor empieza a marchitarse: Cindy ha perdido todo el interés, y en un intento por enderezar el barco y reconstruir lo que habían construido juntos, Dean le surge la idea, de  a un hotel temático, donde eligen la “habitación del futuro”( era eso o la Cueva de Cúpido).

Desde este futuro hipotético, que Dean y Cindy jamás podrían haberse imaginado años atrás, se mostrará la verdadera historia de esta pareja, desde cómo se conocen, a cómo un amor se va fortaleciendo, vive su clímax y empieza a deteriorarse irremediablemente…

De sinceridad se trata. Una sinceridad que se palpa en cada cuadr, en cada palabra, sin buscar tangentes. Blue Valentine nos narra una historia de amor real, muy, pero muy retirada del patrón de la típica comedia romántica, que a muchos de nosotros ya nos tiene hartos y nefasteados. Lo que les acontence a los protagonistas de Blue Valentine es la historia que le podría ocurrir a cualquiera en cualquier lugar y en cualquier momento.

El guión es de gran nivel. Un guión bien trabajado, lleno de colores y tan reflexivo, así como estremecedor, en su mensaje. Un guión que nos hace ver que estar enamorado no es arcoiris ni pájaros cantantes, ni que todo lo que puede acontecer en pareja va a ser bonito, y que incluso, a esas parejas que parecen hechas el uno para el otro, a las que no se les puede tener nada más que sana envidia porque están tan compenetradas y que todo lo que les rodea parece perfecto… a ellos también se les puede acabar el amor.

Lo importante es la forma en que está contado. La estructura en flashbacks, que descruben la trama es uno de los puntos fuertes de la pelicula. En el principio del amor, y del principio del desamor termina convenciendo. Un pasado lleno de romanticismo, sin ser empalagoso y un presente mucho más triste, sin la magia del principio, que el protagonista, Dean, intenta reavivar durante toda la película. Unos protagonistas llenos de detalles, algo que se echa a faltar en los secundarios, menos explicados.

La química entre Ryan Gosling y Michelle Wiliams es notoria durante toda la película. Uno llega a creerse las escenas tiernamente apasionadas, y otras frías e incómodas, así como tambíen las más terribles y dolorosas, y eso solamente lo consiguen dos actores que conocen su chamba, como son en este caso Michelle Williams y Ryan Gosling. Lástima que la nominación al Óscar haya sido sólo para ella, pues Ryan Gosling se la merecía, incluso más.

La banda sonora, una gran fotografía con unos colores fríos que armonizan muy acorde a la historia  y una puesta en escena sobria y muy realista, un poco al estilo indie.

En fin, una película hecha con el corazón, llena de amor y desamor, que nos cuenta con gran pasión el nacimiento y muerte de una bella y triste historia de amor. Y dos actores para quitarse el sombrero y hacerles carabana… Ya está en mi lista de nuevos dvds; pero si quieren regalarmelo, lo aceptaré con singular alegría.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s